Porque estilo y funcionalidad no deben estar reñidos, Roselin añade Heilig a sus marcas exclusivas de relojes.

Los relojes automáticos son los grandes olvidados de la relojería, frente a los clásicos de movimiento cuarzo, los contemporáneos digitales y los novedosos smartwatch. Pero sus ventajas son dignas de resaltar.

Los relojes automáticos se ponen en funcionamiento gracias al movimiento de la muñeca. No necesitan cuerda. No necesitan pilas. Solo el cuidado que cualquier reloj necesitaría: limpiezas y repasos temporales, precaución con agentes externos (agua, arena, polvo)

Heilig se dedica únicamente a fabricar relojes automáticos. Modelos unisex en dos tamaños de caja (40mm y 42mm) y con varias correas disponibles: acero, cuero y tela. Todas ellas se venden de forma individual y se intercambian rápidamente. Un modelo, múltiples estilos.

El modelo más deseado es el de malla milanesa, en plena actualidad y un referente de elegancia y estilo.

¡Aprovecha su precio de lanzamiento para conseguir este imprescindible por 159€ aquí!